Seleccionar página

Actores conocidos y protagonistas de la vida real, juntos y en foco. El nuevo proyecto del ourensano Rubén Riós construye un mensaje social a partir de la unión, en escena, de profesionales del rodaje y de personas anónimas con una discapacidad intelectual. A la propuesta se ha sumado Javier Gutiérrez, recién galardonado con el Premio Forqué y nominado a mejor actor por “La Isla Mínima”. Gutiérrez participó ayer en Ourense en la grabación de una de las escenas del documental. Varios lugares emblemáticos de la ciudad se convertirán en un plató de cine durante una semana. El rodaje llegará también llegará al rural, omnipresente en la filmografía de Riós, con una recreación de una casa de los años 70 en la aldea de Escudeiros (Ramirás).

El autor ourensano ha bautizado como “Vida” un proyecto de cariz social que empezó a rodarse el pasado jueves tras más de 15 meses de trabajo previo y en el que participan 30 profesionales. Además de Gutiérrez, el documental contará con la participación de otros rostros conocidos como Cristina Castaño, Luis Iglesia, María Mera, Mariana Carballal, Estíbaliz Veiga o Blanca Cendán. Pero en el centro de la obra audiovisual están protagonistas que nunca se han situado delante de una cámara.

“Vida”, la tercera obra de Rubén Riós como director, narra la historia de Óscar, un joven emprendedor con discapacidad intelectual que lucha por sacar adelante su propio negocio como restaurador y creador de obras de arte; y Helena, una muchacha discapacitada que se enfrenta a problemas familiares diarios de autoprotección y celos